imagen

Etapa12 a 24 meses

El juego es salud, divertite junto a tu hijo.

CONFORMACIÓN DE LAS SEÑALES DE SACIEDAD EN EL NIÑO DE 12 A 24 MESES

La saciedad es el proceso que tiene lugar durante y después de la ingesta de alimentos, por el cual disminuye el apetito y no se produce una ingesta excesiva. La intensidad y duración de la saciedad tras una comida y el tiempo de aparición de la siguiente ingesta están controlados por factores como densidad energética, peso, volumen, composición nutricional, masa, tamaño de las partículas y solidez; o sus características sensoriales: palatabilidad, sabor, olor y apariencia. Así, la forma en la que se absorben, emplean y almacenan sus nutrientes una vez que se consumen, es un factor determinante de la futura conducta alimentaria.

Las madres deben reconocer y responder a las claves de hambre y saciedad de cada niño, verbales como no verbales: Irritabilidad e inquietud como señales de hambre; volver la cabeza, rechazar la comida, dormirse o querer jugar, como señales de saciedad. Cuando los adultos asumen el control del tamaño de las raciones o presionan a los niños a comer, en lugar de permitirles que sean ellos quienes decidan en función de sus sensaciones internas de hambre y saciedad, su capacidad para regular la cantidad de comida se ve limitada. Por lo que las prácticas de alimentación infantil continúa siendo la división de la responsabilidad entre adultos y niños, correspondiendo a los mayores el presentar una variedad de alimentos saludables, y a los niños controlar la cantidad que toman.

Importante: Mamá es importante que estés atenta en los momentos de la comida de tu hijo, para poder detectar cuando está lleno.