imagen

Etapa12 a 24 meses

El juego es salud, divertite junto a tu hijo.

PREVENCIÓN DE ANEMIA EN NIÑOS DE 12 A 24 MESES

El aumento de la práctica de la lactancia materna y la disponibilidad de fórmulas lácteas fortificadas con hierro contribuyen a  disminuir la anemia ferropénica en lactantes. Sin embargo, la deficiencia de hierro con o sin anemia, sigue siendo común. La poca disponibilidad y accesibilidad a los alimentos ricos en hierro y de mejor biodisponibilidad, unido a los malos hábitos dietéticos, son factores que contribuyen a ello. La anemia es la manifestación más evidente de la deficiencia de hierro, pero no la única. Existe también disfunción de órganos y tejidos, que incluyen alteraciones de la inmunidad, alteraciones inmunológicas y neurocognitiva (por su impacto sobre la maduración neurológica del niño, el compromiso del sistema nervioso es la principal manifestación extrahematológica).

Una manifestación que debe hacer pensar en la deficiencia de hierro es la pica (ingestión de sustancias que no son alimentos: almidón, tierra, hielo). Las alteraciones en el examen físico son: fatiga, palidez, taquicardia, en ocasiones esplenomegalia, soplos sistólicos, glositis y estomatitis angular.

Durante el control de niño sano, se indicará hierro (mg/kg/d), la lactancia materna, leche fortificada, en caso de suspendida la lactancia y alimentación otorgada por la iniciativa. En caso de pesquisar niño con bajo peso se articulará con “Programa de Bajo Peso” realizando tamizaje de laboratorio.

Importante: Recuerdo que el control de niño sano, se indicará hierro y la lactancia materna es un factor protector para la anemia.